Willy Ronis, uno de los grandes cronistas de la vida parisiense del siglo XX.

Reflexiones en QuitarFotos por Iván Barreiro.

 

“Jamás he buscado lo insólito, lo nunca visto, lo extraordinario, sino más bien lo más típico de nuestra vida cotidiana.”

 

Willy Ronis nace en París en 1910. De padre fotógrafo y madre maestra de piano, desde muy joven está rodeado de un universo musical que lo envolverá a lo largo de su carrera e inmerso en el ambiente del estudio fotográfico.

A los dieciséis años obtiene su primera cámara, regalo de su padre, con la que comenzará a fotografiar durante sus paseos parisinos. Años más tarde  descubrirá la fotografía de André Kertesz, Germaine Krull, Brasäi o Jean Moral. Estas imágenes lo atrapan, queda fascinado por lo que descubre y alteran sus hábitos. Por aquel entonces, todavía existía la fotografía pictorialista y seguramente, encontrarse con esta nueva manera de ver el mundo tuvo que ser todo un descubrimiento para Ronis.

 

 

Fotografía © Willy Ronis, 14 de Julio en la Rue du Faubourg, 1936.
Fotografía © Willy Ronis, 14 de Julio en la Rue du Faubourg, 1936.

 

En 1937, Ronis comienza a crear su propio archivo fotográfico. Toca diversos campos como el paisaje, fotografía industrial o reportajes. Uno de esos reportajes, realizado por todo el mediterráneo, llama la atención de un importante fotógrafo que se encargará de que esas fotografías vean la luz, Robert Cappa.

 

Fotografía © Willy Ronis. Huelga en Citroën Javel, 1938
Fotografía © Willy Ronis. Huelga en Citroën Javel, 1938

 

 

Entre el año 1845 y 1960, realiza alguna de sus fotografías artísticas y editoriales más importantes y trabajó para la revista Life fotografiando las huelgas ocurridas durante aquellos años en Francia.

 

 

Fotografía © Willy Ronis. Pareja de enamorados en la Bastilla, París, 1957.
Fotografía © Willy Ronis. Pareja de enamorados en la Bastilla, París, 1957.

 

 

Willy Ronis también realizó labores docentes. A petición del director de la Escuela de Bellas Artes de Aviñón, comenzará a impartir clases a los estudiantes de arte. Les enseñará la historia y las técnicas fotográficas así como la relación entre la fotografía, la sociedad y las artes plásticas.

En una época en que la enseñanza de la fotografía era prácticamente nula podemos decir que, Willy Ronis, actúa como pionero en este campo.

 

 

Fotografía © Willy Ronis,  Isle-sur-la-Sorge (Vaclause), 1979.
Fotografía © Willy Ronis,  Isle-sur-la-Sorge (Vaclause), 1979.

 

 

Su regreso a París en 1983 y tras la muerte de su mujer y su hijo en un corto espacio de tiempo, marcarán en su vida el comienzo de una nueva etapa hasta su fallecimiento en 2009. Lejos de hundirse, Ronis se volcó nuevamente en su trabajo y disfrutó, con una filosofía serena, del placer de visualizar los varios miles de fotografías que llenaban sus carpetas y clasificadores, para satisfacer las innumerables demandas de todo tipo que recibió.

 

 

Fotografía © Willy Ronis, 1955.
Fotografía © Willy Ronis, 1955.

 

 

Las fotografías de Willy Ronis nos invitan a descubrir las emociones de otros, que aunque no nos resulten familiares, tenemos la impresión de reconocerlas a través de su objetivo.

En estas imágenes, llenas de sensibilidad y atemporalidad, podemos ver una mirada con un gran interés por la naturaleza social del hombre. Una mirada ordenada, clara, con un mensaje fácilmente identificable para el espectador. Ronis es una de las grandes figuras de la fotografía humanista, que perdura en numerosas obras contemporáneas. Durante sus setenta y cinco años de vida en activo, no dejó de hacer fotografías en las que, con diferentes niveles de sensibilidad, la forma y el contenido se funden para ofrecernos un delicioso paseo, a veces agridulce, por la memoria del siglo XX.

 

 

Fotografía © Willy Ronis, Semaine de Noël, boulevard Haussmann, 1954.
Fotografía © Willy Ronis, Semaine de Noël, boulevard Haussmann, 1954.

 

 

Durante sus setenta y cinco años de vida en activo, no dejó de hacer fotografías en las que, con diferentes niveles de sensibilidad, la forma y el contenido se funden para ofrecernos un delicioso paseo, a veces agridulce, por la memoria del siglo XX. 

 

 


Fotografía © Willy Ronis, Ile Saint-Denis, 1956